AEGC
Trabajamos por el socio y sus derechos
En portada

AEGC exige a la Físcalia que estudie si los actos programados contra la GC en Alsasua son constitutivos de un Delito de Odio

Estamos a tiempo de impedir una acción que claramente incita al odio y atenta contra la integridad física y moral de los integrantes de la Guardia Civil en Alsasua y sus familias.

AEGC lleva años, los mismos que los cachorros de ETA y de los abertzales, denunciando el acoso y la incitación al odio contra los guardias civiles que prestan servicio en Alsasua. Años en los que hemos pedido a la Fiscalía que estudie la fórmula para prohibir la celebración del “Ospa Eguna” porque consideramos que son un claro ejemplo de lo que en el Código Penal se tipifica como delito de odio.

Este año consideramos que la Fiscalía tiene suficiente tiempo para estudiar la situación y poner freno a esta sinrazón de violencia psicológica que sólo es una muestra del modo de actuar del mundo abertzale y de sus herederos: el que no piense como yo no tiene cabida en Euskadi y Navarra. Una violencia que en esta edición de su “Ospa Eguna” se ha publicitado con mucha más antelación que otros años lo que, a nuestro juicio, supone un agravamiento de la situación en esta localidad navarra en la que los guardias civiles y sus familias, después de casi 8 años desde el anuncio del cese de actividad de ETA, siguen viviendo bajo la amenaza de los proetarra. Por este motivo, en AEGC, nos preguntamos si en este envalentonamiento de los abertzales no tiene algo que ver el acuerdo entre gobierno central y navarro para que los miembros de la Guardia Civil, que aún prestan servicio en la Comunidad Foral tengan allí los días contados?. Una exigencia, recordamos, de Bildu y sus simpatizantes que son los encargados cada año de llevar a cabo actos como el “Ospa Eguna” en los que además de acosar a los agentes y sus familias exigen la marcha de la Guardia Civil de Navarra.

Una ve más en AEGC tenemos nos vemos en la obligación de recordar, como lo hemos hecho en anteriores ocasiones, de donde venimos, de los más de 900 asesinatos y un número indeterminado de heridos. De las miles de familias rotas por el terrorismo etarra, ese que según Otegui solo “causo el daño necesario” como si quitar la vida a un ser humano fuera algo superfluo. Está claro que para el y sus correligionarios matar no le quita el sueño y puede vivir con las vidas arrebatadas con total tranquilidad. Está claro que en su mundo, ese que su minoría trata de imponer a la mayoría desde el acoso, no existe lugar para el arrepentimiento y mucho menos para sentir un mínimo de empatía con las víctimas que han causado. Para AEGC está claro que siguen siendo los mismo lobos de antes, albergan la misma violencia y el mismo odio, y la única diferencia es que ahora se sientan una vez más en Instituciones y se creen con más fuerza que nunca porque piensan que con sus votos pueden exigir lo que no lograron con los asesinatos.

Lo que va a repetirse el 31 de agosto en Alsasua será un nuevo delito de incitación al odio. En manos de la Fiscalía está prohibir este acto en el que una familias, las formadas por los guardias civiles que cada día tienen que prestar allí servicio, van a ver como se las acosa un año mas sin que el ministerio del Interior y el Gobierno haga nada por impedirlo. La Fiscalía tiene 15 días para actuar.

Amigos:
Foro Social Independiente
COVITE
Asociación de victimas del terrorismo
Ponle Freno